Sustituye los dientes perdidos tanto en pacientes parcial o totalmente desdentados. Habitualmente tiene forma roscada y está fabricado con materiales biocompatibles (titanio) que no producen reacción de rechazo y permiten su unión al hueso.Un implante dental es una pieza de titanio que está anclada de forma permanente al maxilar en una zona donde hay ausencia de pieza dental.El proceso de implantación es un procedimiento sencillo, rápido e indoloro, realizado bajo anestesia local, mediante el cual se coloca el implante en el lugar adecuado. Normalmente y dependiendo del lugar de implantación hay que esperar de 8 a 12 semanas para que el implante se integre con el hueso, y así proceder a la confección de la prótesis adecuada.

Sus principales ventajas son:

  • Evita que el paciente tenga que llevar Prótesis Dentales removibles.
  • Se pueden reponer las piezas sin sacrificar las piezas sanas que están a los lados.
  • El paciente no nota diferencia entre su diente natural y el implante.
  • Evita la intolerancia psicológica del paciente a las prótesis removibles (de quita y pon)

Aunque son raros lo efectos adversos, a veces existe alguna contraindicación en algunos pacientes, que son:

  • Problemas psiquiátricos.
  • Consumo excesivo de drogas, tabaco y alcohol.
  • Higiene deficiente.
  • Condiciones oclusales.
  • Pacientes diabéticos mal controlados.